Siempre me ha gustado leer sobre historias reales de emprendedores, y como consiguieron su propio éxito con diferentes negocios rentables. Podemos aprender mucho de estas historias, incluso más que en las escuelas. A continuación vamos a ver 3 historias de éxito de grandes emprendedores.


Jóvenes finlandeses. En el año 2003 unos jóvenes de Finlandia decidieron crear su propia empresa de videojuegos. La inspiración para esta creación fue la pasión que tenían por los videojuegos. 

Comenzaron a crear un juego tras otro, esperando poder alcanzar el éxito con alguno de ellos. De esta manera su idea de negocio habría merecido la pena.

Tras crear 51 juegos durante 6 años de trabajo, aún no habían alcanzado sus objetivos, pero no se rindieron. El juego número 52 fue un juego muy simple en el que había que lanzar unos pájaros con un tirachinas para derribar ciertos edificios y estructuras.

Supongo que ya sabrás de que juego estamos hablando. La empresa se llama  Rovio y el juego se ha hecho famoso mundialmente como Angry Birds.

Actualmente este juego tiene más de mil millones de usuarios, la empresa tiene 500 empleados y tienen contratos de colaboración con Star Wars, la NASA, y con el gobierno chino.

Esta historia nos enseña que no debemos abandonar nuestras planes de negocio aunque fallemos 51 veces. La siguiente oportunidad puede ser el último paso para alcanzar el éxito.

negocios rentables


El agricultor Ferrucio. Ferrucio era un agricultor italiano con ciertos conocimientos de Mecánica. Con el tiempo consiguió desarrollar y fabricar varios tractores y montó su propia empresa de tractores.

Con este negocio consiguió convertirse en uno de los hombres más ricos de Italia. Con la fortuna que recaudó se compró su propio Ferrari, pero el Ferrari empezó a darle problemas al poco tiempo. 

El Ferrari tenía problemas con el embrague y como él era mecánico le echó un vistazo y pudo comprobar que el embrague era el mismo que el de sus tractores. Esto le cabreó mucho, ya que pensaba que un Ferrari debía de tener piezas de muchas más calidad que las piezas de un tractor.

Ferruccio decidió ir a la sede central de Ferrari en Módena para quejarse de la mala calidad de las piezas del Ferrari. El dueño de Ferrari, Enzo Ferrari, trató a Ferrucio de mala manera, insinuando que el fallo en el embrague era por culpa de Ferrucio y no por un fallo en el coche, y que un fabricante de tractores no iba a enseñarle a él a como hacer coches deportivos.

Ferruccio se sintió tan indignado que decidió crear una marca de coche que pudiera superar a Ferrari.

Con todos sus esfuerzos consiguió crear uno de los automóviles más potentes y famosos en la actualidad, que compite con los modelos de Ferrari.

No se si lo sabrás, pero el nombre completo de nuestro protagonista es Ferruccio Lamborghini.

negocios rentables


Fred Smith. Fred era un estudiante en la universidad de Yale, que realizó un estudio económico sobre el transporte de mercancías en los Estados Unidos.

Por aquella época, las grandes empresas de transporte utilizaban aviones de pasajeros y camiones para transportar grandes paquetes.

El profesor de Fred le pusó muy mala nota a su estudio, ya que lo había realizado en muy poco tiempo, y no había entrado en detalles sobre como ejecutar un proyecto de transporte de paquetería. 

Fred no se olvidó de este proyecto, y en 1971 creó una empresa de transporte, pero a los 3 años de crearla, la empresa casi cae en bancarrota. Llegó a perder más de un millón de dólares al mes.

La empresa llegó a un punto donde solo le quedaban 5.000 dólares de saldo. Ante esta situación, Fred Smith cogió los 5.000 dólares, viajó a las Vegas, y empezó a jugar al Black Jack.

Cuando llegó el lunes, la empresa tenía 32.000 dólares de saldo en su cuenta bancaria. A partir de ahí, la empresa fue recuperándose hasta convertirse en una de las mayores empresas de paquetería del mundo. Esta empresa de llama Fedex.

negocios rentables

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Subscribete a nuestro RSS Feed Siguenos en Twitter!