Dice el dicho que el pez grande se come al pez chico, y en la cuestión de luchar por conseguir negocios rentables, muchas veces ocurre lo mismo. Aún así no te dejes intimidar por las grandes empresas de la competencia. El pez chico también puede comerse al pez grande.


Lo normal es que la empresa de mayor tamaño termine por ahogar a sus competidores de menor tamaño. 

Un claro ejemplo es una tienda en un pueblo, que toda la vida ha obtenido beneficios y ha resultado rentable por ser la única tienda de la zona con el producto que ofrece. Después de 20 años de buen funcionamiento, construyen un centro comercial a 5 minutos de distancia, compitiendo en flexibilidad de horarios, en precio, etc.
negocios

Lo normal ante esta situación es que el dueño de la pequeña tienda tenga que competir con el centro comercial, echando horas por un tubo, y poniendo precios ridículos, para conseguir sobrevivir ante su gigante competidor. En este caso el pez grande si suele comerse al pez pequeño.

Aún así, también existe la historia en la que el joven David venció al gigante Goliat. Con una buena estrategia, el pequeño negocio también puede hacerle la vida imposible a la empresa grande, y robarle clientela. 

Si tienes una pequeña empresa, y quieres sobrevivir a la dura competencia de las grandes empresas, a continuación tienes una serie de recomendaciones para sobrevivir y conseguir una alta rentabilidad con tu negocio.

No hagas las cosas complicadas. Los clientes suelen buscar la simplicidad en sus compras. Necesitas concentrarte en satisfacer las necesidades de tus clientes, y conseguir su total satisfacción.

Ofrece un servicio personalizado. Para las grandes empresas es más complicado tener un contacto más personal con el cliente, y esto no le suele gustar al cliente. Tu puedes ofrecer un servicio y una atención personalizada que la grande empresa no ofrece. Haz que tu cliente se sienta importante, y no que es un pequeño cliente en medio de la jungla de clientes.
el pez chico se come al pez grande

Ofrece flexibilidad. Las empresas grandes suelen tener un protocolo de actuación ante el cliente. Tu puedes ofrecer un servicio más flexible donde te adaptes a las necesidades de cada cliente.

La calidad antes que la cantidad. Las empresas grandes suelen tener que atender a muchos más clientes que tu, por lo que la calidad del servicio no suele ser tan buena. Tu puedes ofrecer un servicio con excelencia. De esta manera, captarás al cliente, y te aseguro que si el cliente está contento, volverá.

Utiliza las nuevas tecnologías. No tengas miedo a utilizar las posibilidades que Internet y las redes sociales te ofrecen. Aprende a innovar. Que hayas triunfado con tu negocio durante 30 años sin utilizar Internet no quiere decir que no necesites renovarte a las condiciones actuales del mercado.

No tengas miedo al triunfo. Puede que seas una pequeña empresa, pero eso no quiere decir que puedas dar pasos agigantados para consolidarte y crear un gran negocio. No tengas miedo a tomar decisiones con las que puedas ampliar fronteras. Si fracasas, no te preocupes. El fracaso es un simple paso más para lograr el éxito.

¿Se comerá el pez grande al pez chico? Puede que si, puede que no.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Subscribete a nuestro RSS Feed Siguenos en Twitter!